Apèndix de la recerca "La utopia de l'oci burgès"

Imatges #3: Casino de La Rabassada /endins/

Menjador del Restaurant. Autor desconegut

Distribució de taules al Restaurant. Autor: L. Roisin

Teatre. Autor desconegut.

Detall d'un passadís. Autor desconegut.

Distribució de taules al Restaurant. Autor: L.Roisin

Detall del Restaurant. Autor desconegut.

Cuatro grooms de pantalón azul, polainas de charol, guerrera roja y casquete son centinelas en la puerta que conducen al viajero á unos departamentos de aseo con lavabos, espejos, etc., donde se cepilla la ropa y se limpian las botas del polvo del camino. A la derecha, el guardarropa; en el ancho pasillo, veladores y sillas y butacas de mimbres, la administración, la caja, el mostrador de encargos y recomendaciones, y al frente una terraza inmensa, con paredes de cristalería, desde donde se describe un panorama sorprendente. A la galería da el comedor del hotel-restaurant, capaz aquél para 800 cubiertos servidos en mesitas independientes, con sencilla decoración, blanca y alegre, que es la nota dominante en todo el edificio. Criados de frac, sirven á los clientes, que suelen vestir, en la comida de por la noche, de smoking. Se come á la carta y por cubierto: éste cuesta 5 pesetas. Durante la comida da conciertos una orquesta de Tzíganes dirigida por el reputado maestro Frank Bertal. La cocina está encomendada á los mejores chefs de París. A partir de estos locales se desarrolla el establecimiento en toda su grandiosidad, con sus gabinetes particulares y sus habitaciones, casi todas ocupadas, de mobiliario elegante y moderno, alfombras, cortinajes, etc. Un teatro capaz para 300 personas, de lindo escenario, cuyo telón lo forman recias cortinas de terciopelo verde. En él actuarán eminencias de la Ópera, de la Comedia francesa, de los music-halls más célebres de Viena, Londres y París, y artistas españoles de fama. El Belvedese o Mirador, gran atracción de la Rabassada. Desde esta terraza, á la que corresponde una sala de recreo donde los caballitos, la sugestión del Casino de San Sebastián, entretienen y divierten, sitio que se eleva 400 metros sobre el nivel del mar, se divisa un panorama maravilloso, único en Europa. La vista abarca ansiosa las verdes ondulaciones de las montañas, que se enlazan en pendientes suaves, gargantas misteriosas, senderos pintorescos, fuentes, vallecitos, repliegues cuajados de pinos… hasta las llanuras del Vallés, hasta Sabadell, Tarrasa, Rubí, San Cugat, los riscos de Montserrat y el no lejano mas Mediterráneo. (Heraldo de Madrid, 26-VIII-1911)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s